Diseñar un producto es un proceso largo y complejo. En este post te daremos las claves para que logres diseñar un producto exitoso.

¿Tienes ya la idea/concepto que quieres desarrollar? ¿Sí? Pues vamos a ello.

Debido a la cantidad de productos existentes en la actualidad, encontrar una necesidad que no está cubierta hoy día se hace muy complicado. Todo comienza observando a los consumidores y detectando qué necesidades aún no están siendo atendidas. O bien, cómo mejorar un producto ya existente incorporando una cualidad que mejore la experiencia del usuario.

Por tanto, si encuentras una necesidad a cubrir y sabes cómo hacerlo, te animamos a seguir leyendo.

¡5 tips para diseñar un producto de éxito!

1- Haz un ejercicio de instrospección

Ya tienes la idea, pero ¿cómo de bueno es tu producto? ¿Qué necesidad desea cubrir? ¿Aportará alguna novedad?

Estas son algunas de las preguntas que debemos plantearnos antes de comenzar a trabajar en todas y cada una de las fases del diseño y desarrollo de un nuevo producto.

Conocer en profundidad cuál es la motivación que nos lleva a desarrollar un nuevo producto nos aportará las claves para su correcta elaboración. Cuanto más clara tengamos la aportación de nuestro producto a los consumidores y su diferenciación, más fácil nos resultará su desarrollo.

La finalidad de este ejercicio no es otra que encontrar la respuesta más objetiva posible a todas y cada una de las preguntas que se nos plantean. Si no tenemos claro qué va a aportar nuestro tangible, no conseguiremos diseñar un producto exitoso, puesto que no lograremos potenciar su diferenciación, clave de éxito.

2- Estudia bien el mercado

¿Qué hace tu competencia? ¿En qué se diferenciará tu producto con el resto?

Una vez aclaradas y analizadas las aportaciones de tu producto, es hora de investigar qué hace la competencia. Esto nos ayudará a dotar nuestro producto de un carácter diferenciador.

En post anteriores hemos hablado de la necesidad de elaborar un estudio de mercado ante el desarrollo de un nuevo producto. Con ello, averiguaremos cómo están satisfaciendo actualmente esa necesidad que deseamos cubrir. Podremos observar cuáles son las carencias actuales de los productos existentes y, por tanto, como el nuevo producto va a mejorar la experiencia del consumidor final.

Existen varias técnicas y metodologías para hacer un buen estudio de mercado. Los compañeros de Estrategia Práctica, explican cómo evaluar e identificar oportunidades de una forma sencilla a través del análisis de la competencia.

Una vez se elabore este análisis, conseguiremos que nuestro producto salga fortalecido y sepamos exprimir mejor su diferenciación frente a la competencia.

3- Analiza tu público objetivo

Las preferencias y hábitos de los consumidores cambian con mucha frecuencia y a una velocidad inimaginable. Es por esto que, con miras a minimizar riesgos, debemos analizar cómo se comportan, cuáles son sus hábitos y qué necesita nuestro público objetivo. Si tenemos bien definidos estos criterios, la probabilidad de acertar con nuestro producto aumenta.

Hace unos años el consumidor tan solo buscaba cubrir su necesidad y, si además, esto venía acompañado de un buen precio, aún mejor. Pero hoy día esto ha cambiado, la eficiencia y la relación calidad-precio ya no son suficientes. En la actualidad, cada vez toman más peso conceptos como el diseño, la ergonomía del producto… en las decisiones de compra. Por tanto, no solo debemos conocer qué quiere o necesita el consumidor, también debemos saber cómo lo quiere. Por lo que, si queremos desarrollar un producto exitoso, debemos tener siempre presente que son ellos, los consumidores, quienes juzgarán nuestro producto.

4- Testa el producto

Si ya tienes definido el producto, el público y estudiado el mercado, el siguiente paso es hacerlo tangible.

Una de las mejores herramientas a emplear en esta fase del desarrollo del producto, es el prototipado. Gracias al empleo de un prototipo podremos testar nuestro producto. Con esto minimizaremos los riesgos de la futura fabricación y posterior comercialización.

Durante el proceso de testeo, podremos rectificar o incluso incorporar ideas. Recuerda que en esta fase aún podemos errar, sin embargo, detectar fallos cuando ya el producto está en manos de los clientes, supondría no cumplir los objetivos y expectativas del consumidor final.

5- Apuesta por un packaging espectacular

Tras la fase de testeo y prototipado ya tenemos nuestro producto listo para fabricar y comercializar. Pero, ¿queremos conseguir que compren nuestro producto? Pues apostemos por un packaging atractivo.

En la actualidad muchos consumidores compran por impulso, por la atracción que les despierta tan solo mirar el producto.

Muchas empresas de desarrollo de producto cada vez le otorgan más importancia a esta fase del proceso de elaboración del nuevo producto. El diseño gráfico y el trabajo de un buen packaging es fundamental para el éxito de un producto.

Conclusiones

Ahora que ya conoces cómo diseñar un producto exitoso te será más fácil lograrlo. Sabemos que el proceso es largo y laborioso pero, poniendo énfasis en estos pasos conseguirás que tu idea se materialice.

¿Necesitas ayudar con tu proyecto? Podemos ayudarte. ¡Consúltanos!

Si te da vértigo comenzar esta andadura y proyecto solo, existen muchas empresas enfocadas al diseño y desarrollo de producto, donde te darán soporte en cualquier fase en la que te encuentres.

Desde 3DALIA queremos que nos cuentes tus ideas. Esta empresa de diseño y desarrollo de producto en Cádiz está especializada en esta labor. Además, te acompañaremos desde la conceptualización de la idea hasta la fabricación de tu producto. ¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *