Abordaremos todo el proceso para patentar un invento o idea en nuestro país. Abarcaremos desde la investigación previa hasta su solicitud oficial en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

El término Patente es conocido por todos. Aunque no siempre se emplea de forma correcta, se ha convertido en la meta de todas aquellas empresas que buscan diferenciarse. Esto otorga una ventaja competitiva tal como el monopolio sobre nuestro producto.

Todos en algún momento hemos creído tener una idea genial, pero es necesario hacer un ejercicio de honestidad. No todos los inventos son susceptibles a ser patentados. Para que esto pueda desarrollarse es necesario cumplir tres requisitos:

  • La idea/ invento debe ser novedoso.
  • La solución técnica a la problemática no puede ser obvia.
  • Y, por último, nuestro invento debe poderse fabricar.

Además de lo mencionado, detrás de cada derecho de propiedad industrial se encuentra una gran inversión, tanto económica como en recursos humanos.

Pero, si ya contamos con los recursos económico y humanos, ¿qué procedimientos debemos seguir para lograrlo? Te lo explicamos:

1- Investigación y análisis de la invención

Determinar el potencial de nuestra invención es muy importante. Las posibilidades de su registro y el tratamiento que debemos hacer de la información es una tarea fundamental en el comienzo del desarrollo.

Para patentar un invento, debemos asegurarnos de que nuestra idea cumple con todos los requisitos. Además, es necesario analizar las patentes ya existentes relacionadas con nuestra idea. Esto hará que, estudiando a la competencia, podamos incorporar mejoras en nuestra invención y, con ello, aumentar las posibilidades de éxito. 

Tras el proceso de investigación, y en base a la Propiedad Industrial en España, podemos encontrarnos ante varias situaciones. Contamos con cuatro modalidades de registro:

PATENTE

Novedad, actividad inventiva y aplicación industrial, son las características que necesitamos cumplir para poder registrar bajo la modalidad de patente.

MODELO DE UTILIDAD

Esta modalidad, propia de España y algunos países más, otorga los mismos derechos que una patente, pero para invenciones con menor actividad inventiva.

DISEÑO INDUSTRIAL

Proteger la forma (no la funcionalidad) de nuestro producto, la distribución de nuestro escaparate o la fachada de nuestras tiendas, eso se consigue con esta modalidad de registro.

MARCA

El registro de nuestra identidad, el nombre o el logo con el que se asocia nuestro producto o servicio nos protegerá de que la competencia se aproveche de nuestros esfuerzos.

2- Elaboración de la memoria descriptiva:

Tras la investigación previa y con el conocimiento de los tipos de registros existentes, pasamos a redactar la Memoria cumpliendo con lo establecido en el Reglamento de patentes.

El documento debe contemplar una descripción clara de la idea/ invento, donde se destaque la novedad. La memoria debe estar elaborada en base a la Ley de patentes vigente y siguiendo un adecuado orden. De nuestra memoria depende la protección o registro que obtendrá nuestro invento. La composición del documento será:

  • Descripción
  • Figuras
  • Reivindicaciones
  • Resumen

3- Tramitación

Una vez elaborada y revisada la documentación. Pasaremos al último paso, la tramitación del registro.

Esto conlleva preparar y cumplimentar los formularios de solicitud de Patente, además de pagar las tasas oficiales. Todo ello debe presentarse bajo el modelo oficial ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) en Madrid, o bien por vía online a través de un certificado digital de usuario.

Hecho esto, obtendremos el tipo de registro y nuestro nº, adquiriendo desde ese momento los derechos sobre el invento registrado.  Al tratarse de una propiedad industrial en España, sus derechos son territoriales. El invento en cuestión quedará únicamente protegido en el país donde se ha realizado su registro. Sin embargo, disponemos de un plazo de un año para poder extender la protección del invento a otros países.

Conclusiones

En 3Dalia conocemos perfectamente el procedimiento a seguir para el registro de un invento. Junto con el cliente realizamos un análisis de la invención y estudio de la competencia. Ofertamos un servicio de asesoramiento durante cualquier etapa del registro, lo que supone para el cliente minimizar los riesgos en el proceso.

Si tienes una idea que patentar, ¡puedes consultarnos!

Además, podrás contar con la realización del prototipado para su posterior validación, un paso previo a la industrialización. Llegar al mercado con el monopolio del producto, se trata de nuestro objetivo principal.

Y tú, ¿tienes ya una idea que quieras patentar? ¡Puedes contar con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *