Se acerca la Navidad y por ello también la época de mayor consumo. Las marcas lo saben y apuestan por vestir a sus productos con las mejores galas. En el post de hoy te explicamos porqué las empresas apuestan por el packaging navideño como reclamo de venta.

Los villancicos inundan las calles, los abetos decorados aparecen en los escaparates y ¡volvemos a tener Ferrero Rocher en el supermercado! Sí, ha llegado la Navidad. Vamos a hacer nuestras compras navideñas y, de repente, todo se tiñe de verde y rojo.

Muchas marcas cambian el packaging de sus productos en esta época del año, pero ¿por qué? Te lo explicamos a lo largo del post.

El packaging navideño, una estrategia de branding emocional

Que la Navidad es la época más emocionante del año no cabe duda. De hecho las marcas se aprovechan de este sentimiento para hacer su agosto.

Poner el foco en las emociones en esta época del año es una máxima para las campañas navideñas. Hacer alusión a los días en familia, la ilusión por la llegada de los Reyes Magos, las tardes de lluvia en casa… invitan a los consumidores a conectar con nuestro producto.

Como ya vimos en otro post, donde hablábamos del packaging y la experiencia de usuario, en muchas ocasiones el packaging es la primera toma de contacto entre la marca y el consumidor. Es por esto que desarrollar un packaging navideño que evoque a estas emociones y sensaciones invernales y un poco nostálgicas, se convierte en la apuesta segura para nuestra campaña navideña.

Además, no debemos olvidar que, si somos capaces de transmitir al consumidor sensaciones positivas durante la compra y uso del producto, la probabilidad de que este repita con su adquisición se triplica.

El gusto por lo efímero

¡Solo durante 24h! ¡Unidades Limitadas! ¡Diseño Exclusivo! ¡Venta Anticipada!

Posiblemente tú también habrás caído en la tentación de alguna promo abanderada con estas frases, al igual que con la compra de un producto con packaging navideño. Pero, ¿alguna vez te has planteado por qué solemos consumir estos productos?

Los consumidores tendemos a desear aquello que no todos pueden adquirir. El packaging navideño, al igual que los productos temáticos o de temporada, tienen fecha de caducidad. Esto hace que el consumidor esté tentado a comprar algo que en apenas días va a dejar de estar a su alcance.

Lo efímero es doblemente deseado y las marcas lo saben. Una edición limitada en Navidad tiende a ser más comprada que aquellos productos que mantienen el mismo envoltorio durante el resto del año.

Starbucks es una de las marcas que mejor emplea esta estrategia. Sus tazas temáticas consiguen el doble de consumidores en tienda. Llegando incluso a ser un hecho relevante para su público más fiel.

Según su director de operaciones, para esta marca , las ofertas de temporada y cambio de packaging es una forma de generar entusiasmo. Dar a sus fanáticos lo que quieren y aumentar con esto sus ventas.

Ejemplo de packaging navideño de Starbucks, rescatado de Puromarketing.

Ejemplo de sleeves navideños de la marca Font Vella 

Los archiconocidos sleeves de Font Vella también se visten de Navidad. Esta marca de agua mineral se suma a todas las tendencias, estaciones y eventos del año. Siempre consiguen el objetivo de despertar el interés de los más pequeños con sus diseños.

Además, la marca ha reconocido que desde que emplean sus sleeves las ventas de las botellas de este formato han aumentado.

Los códigos de color y el valor añadido en el packaging navideño

Los supermercados se llenan de color en esta época, pero sobre todo hay tres colores que inundan los lineales. El rojo, el verde y el dorado son los protagonistas. Sin embargo, muchas marcas van más allá con sus packagings navideños.

Ejemplo de packaging premium navideño, de Caldo Aneto.

El empleo de negros y dorados para los productos premium también es muy recurrente. Se utiliza sobre todo en aquellos productos donde se pretende recalcar su calidad, exclusividad o elaboración especial. Un reflejo del concepto «Black Label» o etiqueta negra.

El valor del color del packaging es clave, y su elección debe ser parte esencial de una estrategia de diseño y posicionamiento de producto. No obstante, siempre podemos adaptarlo a un determinado momento o época del año.

Algunas marcas apuestan en sus packagings navideños por el doble uso del envase. Entre tanto color rojo, verde y dorado, las empresas tratan de diferenciarse aportando un atractivo de uso en sus envoltorios.

Un ejemplo de ello es este packaging de bombones Nestlé. Pese a que el producto que va en su interior es el mismo que aquel que venden en su envase original, los consumidores prefieren hacerse con este packaging más distintivo y exclusivo.

Ejemplo packaging con doble uso de Nestlé.

Conclusiones

El packaging debe ser estudiado al milímetro. Gracias a un correcto desarrollo del mismo podemos obtener resultados de ventas positivos. Aprovechar la época de consumo navideña para desarrollar un packaging acorde y atractivo es una apuesta segura.

¿Estás pensando en desarrollar tu packaging? En 3DALIA podemos ayudarte. ¡Consúltanos!

En 3DALIA, empresa especializada en diseño y desarrollo de producto en Cádiz puede ayudarte en tu proyecto. Si estás pensando en realizar un restyling de tu packaging o simplemente vas a lanzar un producto y aún no tienes elaborado o decidido su packaging, puedes consultarnos. Nuestro equipo te asesorará durante todo el proceso. ¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *