Crear una buena experiencia de uso para los consumidores es uno de los principales objetivos de las marcas. Por tanto, cada vez es mayor la apuesta que estas realizan por desarrollar un packaging innovador. Muchas empresas son ya conocedoras del alcance que puede tener el etiquetado o envoltorio de sus productos y cómo este puede afectar a su imagen de marca. Es por eso que, inciden cada vez más en el cuidado del packaging con el fin de crear una experiencia satisfactoria para sus consumidores y lograr así un buen recuerdo de marca. Como indica el estudio de Nielsen:

El diseño del packaging, a diferencia de la exposición publicitaria, sigue construyendo los valores de marca durante el uso extendido del producto y puede conducir a la equidad y la lealtad de marca.

Según datos de Nielsen, 2 de cada 3 consumidores confirman que el packaging les resulta decisivo para la compra de nuevos productos. Además, este debe ser lo suficientemente atrayente para poder destacar en tan solo 6 segundos, tiempo del que dispone un producto para llamar la atención en un lineal de supermercado.

Por tanto, un buen diseño es clave para entrar en los hogares. Y no solo entrar, si no también quedarse. De hecho, un 41% de los consumidores aseguran que el packaging y la buena experiencia de uso, les influye a la hora de repetir la compra de un producto.

En definitiva, la apuesta por el desarrollo de un buen packaging puede reducir costos (logísticos, comerciales…), acelerar el tiempo de puesta en marcha en el mercado y ayuda al éxito de venta del producto. Y, sobre todo, a afianzar al consumidor y mejorar nuestra imagen de marca.

Aspectos claves para generar una buena experiencia de usuario

Si queremos generar una experiencia satisfactoria en el usuario, además de cumplir con los objetivos básicos de conservación, seguridad y funcionalidad, con el packaging debemos aportar un valor añadido. Pero, ¿cómo podemos conseguirlo?

Diferenciaremos 3 tipos de experiencias: experiencia sensorial, de consumo y de marca.

Experiencia Sensorial

Podríamos decir que se trata de aquella sensación que se despierta en el usuario tras el primer contacto visual con el producto. Es algo estrictamente sensorial. A través de los sentidos (vista, tacto, olfato…) este visualiza un producto y, desde el primer momento, el envase  le transmite sensaciones positivas o negativas, y hará que este se cree expectativas sobre calidades del mismo. Con tan solo un primer contacto, el usuario puede deducir si la adquisición de ese producto puede otorgarle una experiencia satisfactoria

Las marcas cada vez juegan más con el packaging como creador de experiencias. Saben que deben apostar por las sensaciones para potenciar el deseo de compra.

Además, existen infinitas posibilidades para lograr que la adquisición del producto sea una verdadera experiencia sensorial. Veamos ejemplos de algunas tendencias:

Packaging de Triticum

Olor:

Una de las últimas tendencias en packaging son los envoltorios que desprenden el olor del producto que contiene. El olfato se trata del sentido más evocador del ser humano y muchas marcas hacen uso de él para evocar al recuerdo. El consumidor al acercarse al embalaje, será capaz de asociar el olor con el producto que va en su interior. Esta sensación será recordada por el usuario, lo que hará que cada vez que vea el producto o bien, le llegue ese olor, inconscientemente le llevará a la asociación de ambos.

Unboxing:

La tendencia de comprar en tiendas físicas va decayendo frente a la compra online. Si queremos adquirir un televisor no es necesario ir a una tienda de electrodomésticos, tan solo es necesario tener conexión a internet y entrar en Amazon para poder tenerlo en casa. Por tanto, ante esta tendencia cada vez más empresas cuidan el empaquetado.

Gracias al marketing de influencers la experiencia del unboxing cada vez cobra más fuerza. Según un estudio, más de 90.000 personas buscan la palabra «unboxing» en Youtube al mes.

 

Ejemplo unboxing de Apple Watch

Personalización:

Muchas empresas apuestan por el packaging personalizado para impulsar sus ventas. Cada vez más los consumidores buscan algo diferente, personalizado y exclusivo. Un ejemplo de ello fue la campaña nominativa de Coca-Cola y Nutella.

Ejemplo campaña personalización Coca-Cola y Nutella.

Experiencia de consumo:

Una vez superemos con nuestro packaging la fase de experiencia sensorial, y el cliente haya adquirido nuestro producto, pasamos a la experiencia de consumo. El consumidor busca productos que le haga la vida más fácil, o simplemente que el producto le aporte un valor añadido además del mero uso o consumo de este.  Todo ello sin olvidar el cumplimiento exigido en seguridad, trazabilidad y sostenibilidad.

Un ejemplo de este valor añadido pueden ser los envases microondables, los cuales favorecen a aquellos usuarios que disponen de poco tiempo para cocinar. O incluso, aquellos que incorporan los utensilios para el consumo del producto.

Algo que también premian los consumidores es la incorporación de recetas o información útil para el consumo del producto. Además de la posibilidad de dar un doble uso al packaging una vez consumido el producto.

Un ejemplo de incorporación de utensilio.

Ejemplo doble uso.

Ejemplo información útil consumo.

Experiencia de marca:

Por último, para conseguir una experiencia satisfactoria del usuario, debemos tener en cuenta el valor o el significado que el consumidor le da a la marca. Si esta es positiva, además de fidelizar al consumidor, su experiencia influirá en la compra de más personas. Gracias al boca-oreja en su entorno y de las influyentes redes sociales, nuestro producto, gracias a un estudiado desarrollo de packaging, llegará a más consumidores.

Conclusiones

El packaging es una extensión más de la marca y con tal su objetivo principal es transmitir la esencia y alma de la marca. Por tanto, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones el packaging se trata del primer contacto entre consumidor-marca, debemos cuidarlo.

¿Estás pensando en desarrollar un packaging para tu producto? Podemos ayudarte.¡Consúltanos!

En 3DALIA, empresa especializada en diseño y desarrollo de producto en Cádiz podemos ayudarte a desarrollar el packaging de tu producto. Buscamos la excelencia a través de un análisis y estudio de mercado y de la competencia con el fin de crear una buena experiencia de uso. Te propondremos materiales y tecnologías novedosas para hacer de tu producto algo diferente e innovador. ¿Hablamos?

3 thoughts on “El packaging: cómo generar una buena experiencia de uso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *