Diseño de un producto tecnológico

Diseño de un producto tecnológico

Un producto tecnológico es aquel bien o servicio que son creados por el ser humano para responder a una necesidad. Y que, además, son obtenidos del resultado o uso de la actividad tecnológica. Sin embargo, tendemos a pensar que un producto tecnológico es aquel que va ligado a la tecnología informática, que procesa información o que incluye componentes electrónicos. Es decir, aquellos relacionados con lo smart. Y nada más lejos de la realidad.

Ahora bien, tras conocer lo que comúnmente entendemos como producto tecnológico y su definición real, en este post trataremos este concepto bajo una definición propia. Definimos entonces al producto tecnológico como aquel producto en el cual los últimos avances científico-tecnológicos han marcado una diferencia por su aplicación en su diseño y desarrollo.

Con el objetivo de reflejar cómo influyen en el diseño y desarrollo de producto dichos avances, lo mostraremos mediante un proyecto de ejemplo. A continuación, hablaremos de las distintas fases que rodean el proyecto, haciendo especial hincapié en la influencia científico-tecnológica en el producto.

Fases del diseño de un producto tecnológico

Todos los proyectos de diseño y desarrollo de producto siguen una metodología similar en cuanto a fases. No obstante, cuando se trata de un producto tecnológico debemos reparar en requisitos y objetivos diferentes en algunas fases. El ejemplo con el que explicaremos el proceso de diseño de un producto tecnológico se trata de un proyecto del sector de la puericultura.

Consiste en un calienta biberones eléctrico y portátil. Un producto que, a priori, puede no percibirse como tecnológico, pero que trataremos de justificar el porqué sí a continuación.

Render producto puericultura. Calienta-biberones

Estudio estado del arte

En esta fase se estudia el nivel de desarrollo más avanzado del producto hasta el momento. Esto nos servirá para sentar las bases del diseño y desarrollo de nuestro producto tecnológico. 

Para ello se requiere la realización de un estudio de mercado, donde analizar los productos existentes similares que respondan a la misma necesidad. Además de analizar los últimos avances científicos-tecnológicos que puedan suponer una oportunidad para su aplicación en el producto.

En el ejemplo, el avance tecnológico y la optimización de nuevas tecnologías fueron clave para el desarrollo de este producto tecnológico. En este caso, la colocación de una batería para su uso portátil para calentar el biberón sin necesidad de un enchufe no habría sido posible hace unos años debido a las dimensiones y energía necesaria. Lo mismo ocurre con los auriculares inalámbricos de los que hoy en día todos disfrutamos. De no ser por los progresos tecnológicos, muchos productos no existirían.

Además de los avances tecnológicos, en este caso, la investigación científica ha sido esencial para el desarrollo del producto. En nuestro ejemplo, y como alternativa a la batería, contamos con un módulo con sal concentrada que se utiliza, entre otras cosas, para la conservación de alimentos. 

Cuando se activa el módulo, la mezcla de agua y sal se cristaliza solidificándose, y es cuando mediante este proceso se genera calor. Estas cápsulas de colores son reutilizables al hervirlas en agua durante 25 min., haciendo que su proceso químico se invierta.

El estudio de patentes y normativas también es muy importante. Esta fase nos permite extraer conclusiones significativas sobre el producto tecnológico a desarrollar. Conocer qué podemos y qué no podemos hacer, funciones o procesos protegidos, etc. En referencia a normativa, en este caso, al tratarse de un producto destinado al consumo de alimentos para bebés, es muy exigente. Lo que implica que debemos hacer hincapié en ella e incluso constantes revisiones durante el desarrollo del producto. 

La conceptualización del producto tecnológico

Una vez analizada la información extraída, nos disponemos a aplicarla a nuestro producto tecnológico. Comenzamos a trabajar en cómo será el producto a través del empleo de técnicas o herramientas como:

  • El estudio ergonómico: Se evalúa cómo el usuario se relaciona con el objeto para así buscar soluciones para que el uso del producto sea el más adecuado. En el caso tomado como ejemplo, el producto contempla una curvatura ergonómica que ayuda a la postura de la mano para dar el biberón. Además de ayudar al bebé a no coger gases durante la succión.
  • El sketching: esta herramienta nos permite, mediante bocetos, conceptualizar e diseño del producto tecnológico. En esta fase, debemos ya tener en cuenta esas incorporaciones científico-tecnológicas que implementaremos en el producto.
  • Modelado CAD y prototipado: Una vez clara la línea de diseño, comenzamos con el diseño CAD. Este siempre debe estar orientado a su fabricación. Posteriormente, pasamos a la fase de prototipado, donde se realizan las validaciones de los requisitos a alcanzar.

Para el diseño de un producto tecnológico el prototipado es una fase determinante. Cuando se trata de proyectos innovadores la validación constante asegura una industrialización viable y exitosa.

Industrialización

Una vez validados todos los aspectos del producto, pasamos a su industrialización. En esta fase es necesario encontrar al proveedor que nos garantice un correcto resultado, cumpliendo con todas las garantías necesarias. Para ello es crucial la labor de seguimiento y gestión de la producción.

3DALIA: expertos en el diseño de productos tecnológicos

En 3DALIA, empresa de diseño industrial e innovación, llevamos años trabajando en proyectos de productos tecnológicos. Por lo que contamos con el equipo, tecnologías y partners adecuados para resolver los retos de cualquier compañía ambiciosa.

Hacemos partícipes a nuestros clientes durante todo el proceso de desarrollo, llevando a cabo una validación constante durante el transcurso de las distintas fases y con el fin de cumplir con todos los requisitos y objetivos del proyecto.

Demyo: la herramienta para industrializar tu producto tecnológico

Actualmente, en 3DALIA contamos con una herramienta propia que ofrecemos a nuestros clientes y proveedores. En la plataforma Demyo, nuestros clientes pueden encontrar al proveedor adecuado para la industrialización de su proyecto. Una plataforma transparente y eficaz donde, además de recibir ofertas afines a tus intereses y proyectos, te acompañamos en el seguimiento del trabajo para garantizar su mejor resultado.

Deja una respuesta